VÉRTICE-WAYAK

 

Vértice-Wayak

Dirección y dramaturgización: Gilberto Corrales

Producción ejecutiva: Carlos Valdez Rosas

Elenco: Briseida López Inzunza, Carlos Valdez Rosas, Gonzalo García González y Marcela Durán Mulia.

Diseño plástico de la escena: Gilberto Corrales

Proyecto apoyado por el Sistema de apoyos a la creación y proyectos culturales.

Descripción

VÉRTICE-WAYAK es la intersección entre la ficción y la realidad, entre la convención de la teatralidad y la estética del performance; para construir un espacio para la significación personal de la acción, es decir, la adjudicación de carácter ritual a los sintagmas escénicos a través de los cuales se crea este lenguaje con el cual es posible interactuar con el espectador, quien consigue depositarse en las historias cotidianas por medio de las cuales se simboliza la herencia cultural o el condicionamiento que propicia los deseos y frustraciones enunciados en la obra, y de los cuales pretendemos liberarnos, para encontrar la sensación de libertad y paz, al menos en el acto.

 

En principio, el espacio se presenta delimitado, los espectadores colaboran en la construcción de los “personajes” a partir de su interpretación de la apariencia con la que se presentan los actores y las actrices; pero, de inmediato se comienza a advertir que los recursos y elementos característicos del teatro están funcionando como parte de la construcción semiótica del performance. Éstos intentan decirnos de un mecanismo con reglas que no deben romperse, que deben acatarse ciegamente, pues, de cuestionar dicha convención, tanto la teatral como la social, el sentido de la propia existencia podría derrumbarse. El espacio se resignifica en función del ritual por medio del cual cada actor y actriz construye su performance en relación con el espectador: puede ser entendido como una escena del crimen, un espacio para la construcción, un escenario para los “personajes” adjudicados por el espectador, etc.

 

VÉRTICE-WAYAK fue creado de forma colectiva en un laboratorio de investigación escénica de un año de duración, como un vértice donde se origina un nuevo ángulo del que se puede reflexionar la realidad. El vértice humano es, también, lo primero que idealmente llega al mundo en un parto en el momento en el que entramos en contacto con la vida estructurada con la que nos encontramos al nacer; y “wayak” es una palabra maya relacionada con “soñar” o “imaginar”. Por ello, este proyecto se presenta como un espacio para la transgresión de la mirada y de los significados. Los actores transgreden sus límites, sus dolores, sus memorias; el espectador transgrede la convención de la expectación pasiva y lineal, y se acerca a la interpretación personal, a la experiencia real.

 

Se asoma la biografía de los actores y se inserta al espectador mismo como pieza fundamental del mecanismo de la escena, en estas exposiciones interactivas de momentos claves que construyeron las identidades que, a vista del espectador, intentan deconstruirse. VÉRTICE-WAYAK no pretende contar una historia lineal ni absoluta, como si tuviera una respuesta a los conflictos existenciales del ser humano; busca generar imágenes, recuerdos, reflexiones personales y, sobre todo, hacer sentir al espectador el presente, la realidad dentro de un contexto de ficción.

Sinopsis

Cuatro seres humanos descubren limitaciones ficcionales en el espacio físico real en el que se encuentran; y limitaciones reales en sus vidas personales que se vuelven ficción. En el vértice entre la realidad y la ficción, estos “personajes” intentan liberarse de las ataduras intangibles, herencias culturales a través del adoctrinamiento. Las expectativas de realización, la idea del amor, el significado de la propia existencia, la búsqueda de la felicidad, el sentido de pertenencia, son deseos o frustraciones que encuentran su desahogo en juegos teatrales que se construyen en complicidad con el espectador, creando una nueva lógica para convivir.